Uno de los objetivos del Parque Micológico Ultzama es fomentar una recolección más sostenible, velando por evitar intoxicaciones. Aquí te mostramos 8 recomendaciones a la hora de recolectar setas y 8 recomendaciones de cara al consumo de las mismas.

Buenas prácticas de recolección

Cuidado al recolectar las setas

Evitar utilizar utensilios (hoces, rastrillos) que puedan dañar las “raíces” de las propias setas y de la vegetación circundante.

Recoger las setas enteras

Para identificar correctamente las setas es preciso recolectarlas enteras, incluida la base del pie y desarrolladas (maduras).

Respetar las setas muy jóvenes

Si las recogemos muy jóvenes estamos dificultando que se reproduzcan los setales y además aumenta el riesgo de confusión.

Mejor cestas que bolsas de plástico

Las setas se conservan mejor en cestas aireadas. Las bolsas de plástico no son adecuadas, ya que se acelera la pudrición de las setas.

Evitar un excesivo pisoteo

Se ha demostrado que el pisoteo excesivo apelmaza la tierra y reduce la aireación y consecuentemente provoca una disminución de la producción de setas.

Respetar las setas viejas y/o deterioradas

Estas setas pueden no ser idóneas para el consumo y además existen riesgos de confusión al no conservar intactas sus características como especie.

Mejor limpiarlas “in situ”

Si limpiamos las setas en el campo se conservarán mejor, llevaremos menos peso y contribuiremos a propagar los setales.

Respetar las setas tóxicas

Todas las setas, incluidas las tóxicas, tienen una función muy importante en los bosques.

Buenas prácticas para el consumo

Identificar correctamente las setas

En caso de duda en la identificación no consumir nunca las setas, la mayoría de las setas comestibles tienen su doble tóxico.

Desechar falsas creencias

Ni el buen aspecto, ni el buen olor, ni que sea consumida por limacos, entre otras falsas creencias, sirve para saber si una seta es comestible o tóxica.

Evitar comerlas crudas o al gril

Las setas crudas o poco cocinadas son más indigestas y además algunas son tóxicas en crudo.

Consumir las setas en 24 horas

Las setas, en general, son productos muy perecederos. Por ello es recomendable conservarlas cuanto antes en el frigorífico y cocinarlas/consumirlas en las 24 horas siguientes a la recolecta.

No abusar en el consumo

Las setas poseen sustancias de difícil digestión y además en ocasiones provocan intolerancias y alergias.

No mezclar setas comestibles y tóxicas

Si en la recolección las juntamos, en casa existen riesgos de no separarlas adecuadamente.

No recoger setas en zonas contaminadas

Las setas que crían en cultivos agrícolas, bordes de carreteras y jardines urbanos tienen riesgo de acumular contaminantes químicos peligrosos para la salud.

Atención con los champiñones silvestres

Los champiñones silvestres (Agaricus sp) acumulan metales pesados. Por ello es muy conveniente lavarlos, pelarlos y cocinarlos y, en todo caso, consumirlos en cantidades moderadas.

Pincha en el botón para descargarte en PDF el folleto de buenas prácticas de recolección y consumo.