Este año bisiesto ha empezado escaso de lluvias y con algunos días de temperaturas inusualmente altas lo que ha influenciado en la escasa fructificación hasta el momento de la seta de marzo (Higrophorus marzuolus).

En comparación con el pasado invierno este año las precipitaciones acumuladas de diciembre a febrero casi la mitad que el año anterior. Los datos de las dos estaciones meteorológicas de Ultzama, Iraizotz de recogida manual de datos y Eltzaburu de recogida automática, se reflejan en las siguientes tablas:

 

Precipitación

(l/m2)

Diciembre Enero Febrero
2018 2019 2019 2020 2019 2020
Iraizotz 85,9 140,4 315,0 35,2 81,4 25,2
Eltzaburu 90,9 215,2 319,3 57,3 83,3 37,7

 

Temperatura

media

Diciembre Enero Febrero
2018 2019 2019 2020 2019 2020
Iraizotz 7,6°C 7,1° C 4,9° C 5,4° C 7,1° C 7,8° C
Eltzaburu 6,6°C 6,4° C 3,4° C 4,8° C 6,1° C 7,8° C

 

La aparición de los primeros marzuolus se vincula al inicio del deshielo, momento en el que tras meses de temperaturas bajas y abundantes precipitaciones el termómetro comienza a subir ligeramente. Comparten tiempo y espacio con otra seta: Entoloma hirtipes y una preciosa flor de delicado color violeta – azulado (Hepatica nobilis). De momento pocas se dejan ver en Ultzama. El incipiente inviernillo de estas últimas semanas quizá favorezca que empecemos a encontrarlas en nuestros paseos por los hayedos.